jueves, 23 de septiembre de 2010

Excusas que mueren en los techos

La vecina de arriba se queja de la música del vecino de más arriba.
Se queja si a su vecina de al lado se le rompió algún caño que le paso filtraciones de humedad.
Se queja si el ascensor queda con la puerta abierta.
Se queja si viaja en el ascensor, llega a su piso y no alcanza a abrir la puerta cuando el aparato arranca para otro piso (en ese caso admito la culpa, suelo hacerlo a propósito)
Se queja si la basura se acumula y el encargado no pasa a retirarla.
Pero el que vive abajo de la vecina soy yo, y yo me quejo pero no digo nada de lo molesto que es escuchar sus tacos ir de acá para allá todo el día, ¿no tiene vida fuera del departamento esta mujer?, ¿nadie le ha dicho que los zapatos con tacos se lucen bien en la calle y no dentro del depto? (al menos para solidarizarse conmigo)
La vecina de arriba se queja porque tiene como 50 años y no hay cosa que le caiga bien a esa edad, porque no tiene marido, porque no tiene mascota, y porque parece que no sabe lo que es vivir fuera del departamento.
Pensandolo bien, pobre vieja.